Shangrila Dimsum Bar, comida china ‘de verdad’

Con el foco puesto en los dimsum (empanadillas al vapor rellenas de verduras, gambas o carne), el local de moda en Madrid, Shangrila, ofrece comida china auténtica. Completan su variada (y económica) carta salteados y tallarines, platos picantes y casquería al estilo asiático. Yo que vosotros reservaría, porque siempre está lleno.

Hace 60 años, en el local que ocupa ahora Shangrila Dimsum Bar (junto a la madrileña Plaza de España), se inauguró el primer restaurante chino de la capital. Muchos años después se especializó en el típico pho vietnamita y, ahora, nos trae su mejor versión con auténticas recetas de la abuela (china, claro). Por fin una referencia gastro de lo que es la comida china ‘de verdad’, cocinada a base de tradición.

Bajando la madrileña calle Leganitos, casi en Plaza de España, nos encontramos un local haciendo esquina que ya pinta auténtico desde su fachada. Una vez en el interior de Shangrila, vemos que el comedor es pequeño, aunque de una actividad constante. El trasiego de idas y venidas nos da la información suficiente como para saber que es el local de moda. Sin embargo, aún nos queda por descubrir lo mejor: su comida china ‘de verdad’.

Shangrila, comida china auténtica a buen precio

Shangrila trae una cocina genuinamente china, con recetas caseras traídas directamente de ese país, aunque con un toque especial. Sin ir más lejos, sus famosos ‘Tallarines chinos con salsa de la casa’ es una de las recetas que elabora la abuela de uno de los propietarios. Lo mismo sucede con su ‘Sopa de tallarines caseros’ o con el ‘Dim sum triangular de fécula de patata relleno de carne’. Todos ellos, espectaculares, y todos procedentes de la región de Qingtian, famosa por sus campos de arroz con peces.

Tallarines salteados de Shangrila, comida china 'de verdad'

Las pequeñas empanadillas que dan nombre al establecimiento, los famosos dim sum, están elaborados a mano y de forma casera en su cocina, Los podemos pedir rellenos de verduras, gambas, o carne que puede ser de cerdo o ternera. O podemos aventurarnos con sus platos picantes o la casquería típica de ciertas regiones del país asiático. Todo es comida china ‘de verdad’, esa que escasea en los restaurantes chinos que han invadido España desde hace muchos años.

Un viaje en el espacio… y el tiempo

La carta de Shangrila (escrita en japonés, chino y coreano, en español y en inglés) es extensa y sus precios más que asequibles. La atención rápida (de ahí el trasiego de gentes que vienen y van en cada horario, súper dinámico) no agobia. Imprescindible pedir una de sus sartenes, que sirven en la mesa con el fuego encendido y que terminan de cocinar in situ. Deliciosa cualquiera de ellas, y pintoresca a partes iguales. Abre todos los días, de 12,30 a 16,30 horas, y de 19,30 a 23,45 horas.

El salón de Shangrila Dimsum Bar

La decoración del local, con sus letreros luminosos a la calle, nos sumerge en el país del que estamos probando su cocina auténtica. Ayuda, en gran parte, que la calle Leganitos de Madrid en la que se sitúa Shangrila es ‘la calle más china de Madrid’, con negocios de uñas, comestibles y almacenes por y para compatriotas de aquel país.

Las otras vidas de Shangrila

Ya en 1963, cuando en el lugar que ahora descubrimos se inauguró el primer restaurante chino de Madrid, el nombre era el mismo. Por aquel entonces fueron tres jóvenes cocineros chinos procedentes de Hong Kong quienes pusieron patas arriba el panorama gastronómico madrileño con una de las propuestas más exóticas que podían imaginarse en la época.

Fachada de Shangrila, comida china 'de verdad'

Sin embargo, Shangrila ha tenido muchas vidas. La que le toca vivir ahora regresa a las auténticas raíces de la cocina de las abuelas chinas, y lo hace de la mano de los propietarios de otro clásico en la capital: El Buda Feliz.

Y es que este Dimsum Bar que ofrece comida china auténtica pertenece al mismo grupo empresarial (Hermanos Shangrila) que reabrió hace unos años el antiguo restaurante El Buda Feliz. Y está muy cerca de Shangrila. Se trata de un grupo de emprendedores, segunda generación china en España, que se han especializado en cocina asiática en nuestro país. En Shangrila aporta todo su expertise Alonso Zhan Zhu, Alex Zhu y Alex Ye, junto a otros socios.

La carta de Shangrila es abundante y económica.

Entre sus objetivos destaca el de dar a conocer al público occidental la diversidad de la riqueza culinaria china, huyendo de los tópicos de la oferta creada para amoldarse a los gustos españoles décadas atrás. «La comida china de Shangrila es muy variada y nuestro proyecto es seguir creciendo con la apertura de locales temáticos en torno a las especialidades gastronómicas de las regiones de nuestro país, donde las cartas estén claramente diferenciadas», explican los dueños del establecimiento.

Para pedidos a domicilio: https://www.just-eat.es/restaurants-shangrila-bar-dimsum-madrid/menu?utm_source=google&utm_medium=organic&utm_campaign=orderaction

Deja un comentario