RECETAS

Receta de aprovechamiento: pastel frío de salmón y otros pescados

Conseguir hacer platos deliciosos con las cuatro sobras que quedan en la nevera es un arte del que solo unos pocos pueden presumir. Te enseñamos a cocinar un delicioso y sencillo pastel con restos de salmón y otros pescados.

por juana gómez

Al elaborar esta receta, pastel frío de salmón, podemos aprovechar el pescado que nos haya quedado sin gastar y que ya esté hervido o a la plancha. Con este sencillo plato aumentaremos el consumo de pescado en nuestra dieta semanal y los pequeños de la casa lo tomarán de forma muy fácil. Este pastel frío de salmón es una opción muy adecuada para cenas ligeras o como entrante en comidas principales y una buena solución para no cocinar en último momento ya que podríamos prepararlo el día anterior.

Ingredientes para el pastel frío de salmón (6 personas)

Ingredientes para el pastel frío de salmón
  • 350 g. de salmón
  • 250 g. de merluza (puede ser congelada)
  • 6/7 langostinos medianos cocidos
  • 4 huevos
  • 250 ml de nata líquida para cocinar
  • Leche (medio vaso pequeño)
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • Aceite, sal y pimienta
  • Mayonesa para cubrir

Elaboración paso a paso del pastel frío de salmón

Elaboración paso a paso del pastel frío de salmón
  • Desmenuzamos y limpiamos de espinas las sobras del pescado, que ya tendremos cocinado a la plancha o al vapor, y lo reservamos.
  •  En una sartén con tres cucharadas de aceite ponemos a sofreír la cebolla troceada muy menuda. Cuando ya casi esté, le añadimos los langostinos limpios y troceados, también muy menudo, y vamos removiendo hasta que se doren un poco.  Agregamos el pan rallado y continuamos dando vueltas, con el fuego lento para que no se tueste, durante un minuto aproximadamente, después apagamos y lo dejamos enfriar.
  • En un bol grande batimos los huevos, añadimos la nata, la leche y el pescado desmenuzado. Mezclamos aquí el salteado de cebolla y langostinos (ya frío), añadimos el tomate frito y salpimentamos al gusto. Todo esto lo removemos bien para que los ingredientes se integren formando una masa  y lo dejamos reposar hasta poner en el molde que irá al horno. Os recomendamos los moldes de Zwilling, en este caso hemos utilizado el molde para pan.
  • Preparamos un molde plumcake, untado con mantequilla y forrado con papel de aluminio o papel de horno, en el que verteremos la mezcla anterior. Este molde lo ponemos en otro mayor con un poco de agua para hornearlo al baño maria.
  • Lo dejamos en el horno, que ya tenemos caliente a 190 grados, con calor arriba y abajo, durante 45/50 minutos. Pasado ese tiempo comprobamos que el pastel está hecho pinchando en el centro con un palillo largo de madera y si sale limpio apagamos el horno y dejamos la puerta entreabierta para que vaya perdiendo calor.
  • Una vez frío lo desmoldamos en una bandeja que vayamos a servir. Lo cubrimos con salsa mayonesa y lo decoramos al gusto. (Simplemente con yema de huevo cocido espolvoreada por encima queda estupendo,  también las alcaparras van fenomenal).

Te puede interesar:


1 comentario

Deja un comentario