PAIPÁI

Propuesta de fusión de cocina española y oriental que responde a los viajes del chef Fernando Ruiz Jiménez.

MG_4968

Influencias de Sudamérica, oriente y Japón con sabores ‘de siempre’,

Hace un par de semanas estuve cenando en el nuevo restaurante PAIPÁI (Plaza del Perú nº4, Madrid), tenía pendiente ir por las buenas referencias que habíamos oído del mismo. Se trata de una propuesta de fusión de cocina española y oriental que responde a los viajes del chef Fernando Ruiz Jiménez, que ha conseguido mezclar influencias de Sudamérica, oriente y Japón con sabores ‘de siempre’, como los que le enseñó de chico su abuela Marcela. Estas influencias se mezclan en una oferta muy personal, en la que se nota su toque de taberna ilustrada madrileña y la aplicación de las técnicas aprendidas de la prestigiosa escuela “Cordon Bleu”.

Un ambiente íntimo, templado, caluroso… es lo que se percibe al entrar en PAIPÁI. Tan caluroso como el recibimiento del chef y de su equipo, que presta especial atención a cada una de las personas que se acercan a conocer su propuesta.

MG_5044

Nuestros platos favoritos de Paipái

Cuando nos sentamos para decidir los platos nos llevó un tiempo largo, y sin mas, nos miramos y dijimos «vamos a tener que volver», todo apetecible. Finalmente nos decantamos por el Tartar de atún, Huevo crujiente a baja temperatura sobre parmentier de patata, trufa negra y salsa de carrilleras, Pulpo a la brasa caramelizado con miel y oporto con puré de boniato morado y Bao de cochinita pibil con mayonesa de chile chipotle.

IMG_0719
IMG_0734
IMG_0730

Todo lo que probamos estaba realmente excepcional, una mezcla de texturas y sabores que transportan a recuerdos, a momentos… Si tuviésemos que elegir, tarea difícil, nos quedaríamos con el Tartar de atún y el Huevo crujiente.

Postres de Paipái

Para terminar ‘¿les traigo la carta de postres?’ ¡Por supuesto! No nos íbamos a perder el ‘Tomate, morcilla de Burgos y patatas bravas’, un tampantojo que no desvelaremos.

tomate-morcilla-bravas

Precio medio

Como adelantábamos, habrá que volver, sobre todo por la buenísima relación calidad precio; que con cuatro platos, vino, pan y postre no superó los 35€ por persona.

Deja un comentario